Estímulos Psicología

Ataques de Pánico

¿Qué es un ataque de pánico?

Un ataque de pánico es una intensa y repentina ola de miedo que se caracteriza por ser inesperada, debilitante y en ocasiones, inmovilizadora. Los ataques de pánico suelen aparecer de la nada, sin previo aviso y a veces, sin un desencadenante claro. Incluso, pueden ocurrir cuando estamos relajados o dormidos.

Un ataque de pánico puede ocurrir una sola vez, aunque muchas personas experimentan varios episodios. Los ataques de pánico recurrentes, a menudo, son provocados por una situación específica, como cruzar un puente o hablar en público, especialmente si estas situaciones han podido causar malestar previamente. Por lo general, la situación que induce al pánico es aquella en la que nos sentimos en peligro e incapaces de escapar de dicha situación, lo que desencadena un intensa respuesta fisiológica del organismo, también conocida como respuesta de lucha o huida. Si bien muchas personas experimentan solo uno o dos ataques de pánico sin más episodios o complicaciones, algunas personas desarrollan un trastorno de pánico. El trastorno de pánico se caracteriza por ataques de pánico repetidos, que influyen de forma significativa en la vida y el comportamiento de la persona que los padece.

Trastorno de Pánico

Es posible que padezcas un trastorno de pánico si:

  • Experimentas ataques de pánico frecuentes e inesperados que no están vinculados a una situación específica.
  • Te preocupas mucho por tener otro ataque de pánico.
  • Te comportas de manera diferente debido a los ataques de pánico, por ejemplo: evitas lugares en los que has experimentado esta sensación antes.

Si bien un solo ataque de pánico puede durar solo unos minutos, los efectos de la experiencia pueden dejar una huella duradera. Si tienes un trastorno de pánico, éstos tienen un alto coste emocional. El recuerdo del miedo y el terror intenso que sentiste durante los ataques, puede afectar a tu confianza de manera negativa y causar graves trastornos en tu vida cotidiana.

Algunos síntomas del trastorno de pánico:

Ansiedad anticipatoria: en lugar de sentirte relajado antes ciertas situaciones, te sientes ansioso y tenso antes de que estas ocurran o las lleves a cabo. El miedo a sufrir futuros ataques de pánico puede provocar, por sí mismo, otra crisis de pánico. Este «miedo al miedo» está presente la mayor parte del tiempo y puede ser extremadamente incapacitante.

Evitación fóbica: comienzas a evitar ciertas situaciones o entornos. Esta evitación puede basarse en la creencia de que la situación que estás evitando provocó un ataque de pánico anteriormente. Procuras evitar los lugares de los cuales escapar sería difícil o donde la ayuda, posiblemente no estaría disponible si tuvieras un ataque de pánico. Llevada a su extremo, la evitación fóbica se convierte en agorafobia.

¿Cómo ayuda la terapia psicológica en los ataques de pánico, el trastorno de pánico y la agorafobia?

La forma más eficaz de tratamiento profesional para combatir los ataques de pánico, el trastorno de pánico y la agorafobia es la psicoterapia. Incluso un tratamiento de breve duración puede dar resultados significativos.

La terapia cognitivo-conductual se enfoca en los patrones de pensamiento y los comportamientos que mantienen o desencadenan esos ataques de pánico y nos ayuda a entender los miedos de una manera más realista. Por ejemplo, si tuvieras un ataque de pánico mientras conduces, ¿Qué es lo peor que podría suceder realmente? Si bien es posible que tengas que detenerte a un lado de la carretera, no es probable que tengas un accidente o tengas un ataque al corazón. Una vez que entiendes y experimentas que lo más probable es que no va a pasar nada realmente desastroso, la experiencia de pánico se vuelve menos aterradora.

La terapia de exposición para el trastorno de pánico te permite experimentar las sensaciones físicas del mismo en un entorno seguro y controlado, lo que te brinda la oportunidad de aprender formas más efectivas de afrontarlo. A través de diferentes ejercicios, se provocan sensaciones similares a los síntomas del pánico. Cuantas más veces nos expongamos a estas sensaciones, la respuesta fisiológica de nuestro organismo será cada vez menos intensa.

La terapia de exposición para el trastorno de pánico con agorafobia consiste en exponernos de forma paulatina a las situaciones que tememos y evitamos. Como hemos comentado anteriormente, consiste en enfrentarnos a las situaciones temidas hasta que el malestar empiece a desaparecer. Solo a través de esta experiencia, aprenderemos que la situación no es dañina ni peligrosa y volveremos a tener el control sobre nuestras emociones.

¿Cómo funciona?

Llámanos o envíanos un WhatsApp. Te atenderá uno de nuestros psicólogos.

Cuéntanos tu caso y te derivaremos al psicólogo más indicado para ti.

Elige como quieres recibir tu terapia: en consulta, a domicilio u online.

Una vez fijada la cita, tu psicólogo te llamará en un plazo de 24h.

1ª sesión telefónica gratuita llámanos

Estímulos Psicología está formado por un grupo de profesionales con amplia preparación y experiencia. Nuestro estilo se caracteriza por un trato cercano y afable. La empatía y el respeto absoluto por las personas y sus circunstancias son los pilares fundamentales de nuestras actuaciones.

¿Qué opinan nuestros clientes?

¿Dónde estamos?

1ª sesión telefónica gratuita llámanos