Estímulos Psicología

FATIGA PANDÉMICA

Se ha cumplido un año desde que la Organización Mundial de la Salud (OMS) declaró la pandemia por el coronavirus. La Covid-19 ha transformado nuestra forma de vida por completo provocando cambios a nivel: laboral, social, familiar y personal.

Hemos aprendido a vivir sin salir de casa, a no poder ver y abrazar a nuestros seres queridos, a teletrabajar, a estar conectados con los nuestros a través de una pantalla, etc. Nos hemos tenido que adaptar rápido al uso de mascarillas, geles hidroalcohólicos, a mantener distancia de seguridad, al uso de tecnologías, etc. para protegernos del virus.  

Todos estos cambios- la vigilancia constante, el cansancio, el esfuerzo por mantener a raya al virus – está provocando un agotamiento tanto físico como psicológico llegando a que la población padezca el síndrome de la fatiga pandémica.

La fatiga pandémica es una reacción natural y espontánea a un afrontamiento prolongado de una crisis de salud pública y cuya gravedad ha obligado a implementar medidas restrictivas con un fuerte impacto en la sociedad.

experimentar ciertos signos de fatiga no es señal de patología, simplemente es señal de que nos estamos adaptando a escenarios que no hemos vivido nunca antes.

la fatiga pandémica presenta una serie de síntomas entre los que se destacan los siguientes:

Todos esto síntomas se unen a una cierta desesperanza y falta de perspectiva sobre el final de la pandemia, pese a las vacunas.

Se estima que el 60% de la población europea padece síntomas compatibles con la fatiga pandémica, según la OMS.

Uno de los motivos por los que se produce la fatiga pandémica es por el continuo estado de hipervigilancia para evitar contagiarnos, lo que fuerza a nuestro sistema hormonal y endocrino de manera constante. Este estado nos hace más vulnerables ante ciertas patologías. La situación económica y la incertidumbre que vivimos están creando un desgaste acumulativo, a lo que hay que sumar la privación de libertad derivada de los confinamientos constantes. Todo esto provoca una desmotivación para seguir las conductas de protección recomendadas que están afectadas por diversas emociones, experiencias y percepciones, así como por el contexto social, cultural, estructural y legislativo que vivimos.

Después de muchos meses enfrentándonos al coronavirus, el cansancio aflora y puede hacer que nos relajemos respecto a las medidas preventivas. Lo importante es mantener una actitud activa.

Podemos hacer frente a esta fatiga con algunas prácticas:

Si necesitas ayuda para superar esta situación, no dudes en escribirme al correo gloriagm@estimulos.es me pondré en contacto contigo y trabajaremos juntos para confrontar esta situación.

Mi nombre es Gloria, y estaré encantada de ayudarte.

Share